Visitas a la página

Para escuchar



Cuentos, poemas y otros textos (editados y musicalizados)






"Desrejăm" de Humberto Meoli.
Voz: Humberto Meoli.











"El Señor del Tiempo" de Hugo Caligaris.
Voz: Humberto Meoli.











"El astronauta del barrio" de Silvia Schujer.
 Voz: Humberto Meoli.











"Antonio se quedó dormido" de Humberto Meoli.

Voz: Humberto Meoli.









"Don Fortachone" de Carlos Joaquín Durán.
Voz: Humberto Meoli.







"El mosquito Tito" de María Mercedes Córdoba.
Voces: Lucía y Humberto.









"La Luna" de Humberto Meoli.
Voz: Humberto Meoli.








"El Televisor de Camila" de María Mercedes Córdoba.
Voz: María Mercedes Córdoba y Humberto Meoli.








"Oda a una estrella" 

de Pablo Neruda.
Voz: Humberto Guido Meoli.









"Los Amigos" de Ángeles Durini.
Voz: Humberto Meoli.

Taller "Cuentos en Acción"

Participantes: Adultos. Grupo de hasta 20 personas (participación activa) y asistentes oyentes, según la capacidad del espacio. Especial para docentes.
Duración: 2 jornadas de 4 hs., con un intervalo de 30 minutos.
Premisas:
Desde hace miles de años la gente cuenta y escucha historias.
Los llamados aedos, bardos, rapsodas, juglares, trovadores, chamanes, griots, hakawati, fabulatori, cuenteros, contaron. Y nosotros seguimos contando y escuchando.
Siempre contamos historias porque siempre hay quien quiere escucharlas.
Desde que somos humanos hemos tenido la necesidad de contar historias y con ellas recrear experiencias, reconstruir el mundo y acercarlo a nuestros deseos.
Contar historias ha sido un modo eficaz de transmisión de conocimientos, valores, creencias. Cuando la escritura y la lectura no eran bienes al alcance de todos, los portadores de la palabra, ante público de todas las edades, reinventaban el mundo, transmitían el saber de la época, hacían reír y llorar a través de leyendas, historias reales, poesías, canciones y cuentos.

El abordaje propuesto en este taller promoverá la apertura de nuestras posibilidades de crear, para expandir nuestros límites expresivos, para encontrar nuevas maneras de decir y comunicar.
Cada participante iniciará un proceso de conocimiento de sí mismo, de sus posibilidades y de sus emociones.
Así, el coordinador del taller se propone como modelo a seguir por los participantes, respecto de la dinámica de grupo, la habilitación de espacios propicios, la integración de aportes diversos en su función de catalizador y promotor de la acción y el pensamiento, como conductor y parte del cambio en el trabajo grupal. En este espacio los participantes podrán incorporar y manejar instrumentos de indagación, improvisación y síntesis en torno a la narración.


Los docentes podrán capitalizar un conjunto de herramientas funcionales para generar con sus alumnos nuevas maneras de comunicación y expresión, descubriendo y explorando la importancia de una actividad grupal por excelencia donde, a diferencia de lo que habitualmente transitamos en este mundo despiadadamente competitivo, el crecimiento del otro nos hace crecer.
Extrapolar la experiencia del taller al ámbito áulico será posible a partir de comprender a la dinámica grupal como estrategia de las prácticas pedagógicas. Generar proyectos con los alumnos que refieran al uso de la palabra y el cuerpo en el contexto de un grupo operativo, con un objetivo común, permitirá recuperar potenciales creativos que muchas veces la currícula olvida, así como también enriquecer el aprendizaje del trabajo en equipo en el propio ejercicio de la práctica grupal.
Las imágenes ligadas a las narraciones y su puesta en acción habilitan la identificación de los participantes con motivos universales. Como recurso didáctico permite situar al alumno en el reconocimiento de sus capacidades, con el uso de su lenguaje oral y corporal en un proceso activo y autónomo, partiendo de la apoyatura en textos, que se utilizan, a diferencia de los abordajes tradicionales, en un ámbito lúdico.

Contenidos:
              Juegos.
             Acercamiento a la narración.
              Desarrollo de la creatividad.
              Creación espontánea de historias.
              Lectura y selección de textos.
              Adaptación a la oralidad (de lo literario a la oralidad).
              Uso del cuerpo, la voz y el espacio escénico.

Actividades:
Juegos que lleven a afianzarse en el grupo, desinhibirse y crecer en confianza. Acercamiento al concepto de Narración Oral. Diferencias con el trabajo del actor. Qué es narrar. Por qué narrar.
Contar en ronda de amigos. Improvisación. Construir relatos en base a anécdotas personales.
Análisis y trabajo sobre la estructura de las narraciones presentadas, uso del cuerpo, la voz, el espacio.
Ejercicio de narración con los estímulos generados por las imágenes aportadas.
Improvisación desde la imagen: trabajo sobre ilustradores de literatura infantil contemporáneos.
Narrar de a dos. Desarrollo de la creatividad. Desestructuración de estereotipos.
Presentación de los trabajos preparados en pareja.
Contar un cuento (desde un texto literario o desde el recuerdo de un cuento). Análisis de la estructura del relato.
Evaluación final.



_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ 
Sobre teatro y narración
Humberto Meoli
Estuve muchos años actuando y dirigiendo, dirigiendo y actuando, y una vez me encontré con un narrador. Un narrador que me habitaba y que no conocía. 
Lo miré y era antiguo. Más antiguo que el actor. Tenía algo de juglar, algo de clown y también de bufón.
Enseguida nos hicimos amigos y empezamos a contar cuentos. El actor, el narrador y yo empezamos a contar los cuentos que más nos gustaban.
Al narrar el actor se liberaba, se sentía cómodo improvisando y jugando con personajes. Al contar se alimentaba del público. Era voraz. Podía repetir el cuento y cada vez el cuento era diferente. La columna vertebral del cuento se mantenía pero los colores cambiaban. El actor notó que al encarnar un personaje en una obra teatral,  también percibía al público y su energía, sin embargo el texto era el mismo, los movimientos, el personaje, las acciones. El mismo color. 
Entonces el narrador le susurró al actor en el oído (yo lo escuché): el público trabaja conmigo, me orienta, me conduce. Como una brújula me dice donde ir y de que lugares huir. Construye conmigo el espectáculo.
Sí. Nos  hicimos amigos y empezamos a contar cuentos. El actor, el narrador, el público y yo empezamos a contar los cuentos que más nos gustan.
Es cuestión de aprender a buscar. Nuestro narrador está allí, esperando que lo encuentren.

Taller "Cuentos Jugados"


Participantes: Niños de 3 a 8 años. Grupo de hasta 20 personas.


Premisas:

El cuento nos permite poner en palabras todo lo que nos pasa: expresarnos, comunicarnos, “tocar” al otro.
Son ventanas que se abren y nos trasladan a otro espacio. A un lugar cálido, mágico, donde todo sucede sin lastimarnos.
Nos dejan armas para enfrentar los peligros verdaderos, nos invitan a sacar a tomar sol a nuestros miedos.
Jugar por jugar.
Inventar historias divertidas, estirar la imaginación, crear vínculos.
Y divertirnos muchísimo.
Una muy buena excusa para abrazarnos y mimarnos.



La palabra es como llave
puede abrir puede cerrar
habrá que darle una vuelta
que me sirva para entrar.
Laura Devetach


El cuento nos permite contar, a través de los personajes, miedos y debilidades.
Descubrir quienes somos al identificarnos con los personajes.
La “distancia” con el personaje nos permite reconocernos, descubrir, revelar lo que nos cuesta mostrar.

Contenidos:

Ejercicio de la comunicación a través de la energía que transmite el cuerpo en movimiento (desplazamientos espontáneos seguidos por el impulso de la improvisación del relato de cada participante).
Introducción en nuestra cultura a través de la tradición oral: retahílas, canciones, leyendas y cuentos.



Utilización del espacio con libertad. Desplazamientos: caminar, sentarse, correr.
Utilización espontánea de los diferentes recursos según las necesidades del relato: grito, susurro, voces de los personajes, voz del narrador.
Expresión gráfico-plástica en la creación de títeres, escenografías o ilustraciones.
Exploración de los distintos recursos personales. Aceptación de los tiempos de cada integrante por parte de cada integrante y por parte del grupo.
Integración de las diferencias como elementos de enriquecimiento personal y grupal.